Dermatitis alérgica: síntomas, causas y tratamientos

Causas de la dermatitis alérgica

Compártelo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Causas de la dermatitis alérgica

Dermatitis alérgica: síntomas, causas y tratamientos

Compártelo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La dermatitis alérgica es una afección que puede padecer cualquier persona independientemente de su edad y aparecer en cualquier momento de nuestras vidas.

La dermatitis alérgica puede ser causada por el contacto directo con sustancias irritantes, como plantas o productos químicos, o por alérgenos, es decir, sustancias a las que el cuerpo humano se ha sensibilizado y se ha hecho alérgico.

¿Qué es la dermatitis alérgica?

La dermatitis alérgica es una inflamación de la piel que se produce tras el contacto de un alérgeno en la piel, provocando picores, superficie cutánea enrojecida o descamación, entre otras muchas.

La erupción que aparece en la piel no es contagiosa, pero no hay duda de que afecta a la calidad de vida de las personas que lo padecen.

Las personas que sufren alguna otra enfermedad en la piel que esté alterando la barrera cutánea como la dermatitis atópica o la psoriasis, son aquellas que más predisposición tienen a padecer dermatitis alérgica o también la irritación perioral.

Esta reacción de alergia de contacto viene dada por haber estado en contacto directo con una sustancia irritante, o bien por la exposición a una sustancia a la cual la persona se ha sensibilizado y le causa alergia.

Una vez que la persona se ha hecho alérgica a un elemento, lo será para toda la vida, por eso, es muy importante mantener nuestra piel a salvo de las sustancias que puedan causarnos esta afección, otorgándole especial atención a algunos jabones, detergentes o fragancias utilizadas en la cosmética.

Normalmente la dermatitis alérgica se manifiesta con una erupción cutánea que ocasiona picor, rojeces, hinchazón e incluso dolor en la zona que ha entrado en contacto con el alérgeno.

Esta inflamación posteriormente se convierte en unas pequeñas ampollas con líquido en su interior, que se romperán al rascarlas y expulsará el líquido pegajoso causando costras.

Cuando las lesiones causadas por la dermatitis alérgica se prolongan en el tiempo, la piel afectada se vuelve rojiza y después se descama, pudiendo formarse una piel seca y dañada.

Síntomas

Los síntomas de dermatitis alérgica suele producirse sobre todo en las manos, cara, cuero cabelludo, piernas y pies, zonas que están más expuestas a los agentes externos.

Algunos de los síntomas más comunes son:

  • Rojeces y ronchas.
  • Picor intenso en las zonas expuestas.
  • Piel seca y escamosa.
  • Costra en la piel.
  • Erupción, vesículas y ampollas.
  • Hinchazón y quemazón.

Cualquiera de estos síntomas puede aparecer en varias horas o incluso días después de haber entrado en contacto con el alérgeno y pudiendo durar hasta cuatro semanas.

Dermatitis alérgica

Causas

Los alérgenos generalmente no son sustancias perjudiciales para nuestro organismo, pero nuestra piel reacciona con los síntomas comunes de la alergia para protegerse del mismo.

Un ejemplo muy habitual de dermatitis alérgica es la causada por el uso frecuente de la bisutería. Sin embargo, existen múltiples causas entre los que se encuentran:

  • Metales como el níquel y el cobalto, presentes en la bisutería, relojes y cinturones.
  • Fragancias en algunas colonias, productos de higiene y de limpieza. Esta es la segunda causa más frecuente de dermatitis alérgica y una de las más difíciles de tratar, ya que se manifiestan en eczemas crónicos.
  • Sustancias como el amoníaco usado en los tintes del pelo.
  • Bálsamo de Perú que podemos encontrarlo en algunos cosméticos.

Estos son solo algunos de los alérgenos que más suelen afectar a nuestra piel desarrollando una dermatitis alérgica, por lo que, debes prestar especial atención a las causas anteriormente mencionadas para mantener una piel sana.

No te olvides que la piel es el órgano más grande de nuestro organismo y está constantemente expuesta a agentes externos, si nosotros podemos evitar ciertas sustancias nocivas, podremos mantener nuestra piel intacta y, por consiguiente, gozar de un buen estado de salud.

Sin embargo, debemos tener en cuenta que cada piel actúa diferente contra los agentes externos, por lo que puede que tu piel no tenga ninguna reacción ante estas causas, pero sí genere una reacción alérgica ante el polen o dar lugar a dermatitis alérgica alimentaria.

Tratamiento

La dermatitis alérgica principalmente se previene evitando el contacto entre la piel y el alérgeno.

Es fácil de conseguir si sabes qué sustancias debes esquivar, sin embargo, existen ocasiones en la que es casi imposible evitarlas.

Para ello existen una gran variedad de tratamientos de distinta clase para solucionar los problemas de la dermatitis alérgica.

En ocasiones, para evitar los síntomas de la dermatitis alérgica se usan cremas específicas que nos ayudan a hidratar la piel y el consumo de antihistamínicos, en casos leves.

O, en los casos de mayor gravedad, los alergólogos quienes prescriben la administración de corticosteroides o cremas de corticoides para aliviar la reacción alérgica.

tratamiento contra la dermatitis alérgica

Combate la dermatitis alérgica

Para ayudar a paliar la inflamación y erupción en tu piel causada por la dermatitis alérgica, existe una serie recomendaciones de cuidado personal que son muy recomendables llevar a cabo:

  • Aplica frío a la zona. Humedece un paño suave con agua fría y ponlo en la zona donde notas escozor durante 30 minutos.
  • Evita rascarte. Es una de las principales causas que generan las heridas en las zonas donde aparece la dermatitis alérgica y es muy importante evitar rascarte. Si te resulta imposible, lo mejor será que protejas la zona con un vendaje.
  • Utiliza cremas hidratantes. Para humedecer tu piel y ayudar a regenerarla.
  • Toma baños con agua tibia y usar jabones suaves sin tintes ni perfumes.
  • Si la causa de tu alergia proviene de una exposición laboral sería necesario cambiar de lugar de trabajo para evitar el contacto o hacer uso de guantes protectores.

Es necesario recordar que estas recomendaciones es solo una pequeña aportación que puedes hacer si sufres dermatitis alérgica, sin embargo, es indispensable que cuentes con la ayuda de un experto dermatólogo para que tu situación esté debidamente supervisada.

Esperamos que hayamos podido ayudarte a esclarecer tus dudas acerca de la dermatitis alérgica y de qué forma se puede tratar o mitigar una crisis.

Si actualmente estás experimentando síntomas similares a los comentados en este artículo, puedes ponerte en contacto con nosotros.

Nuestro equipo profesional con el Doctor Gabriel Serrano al frente te ofrecerá un diagnóstico más exacto y el tratamiento adecuado para remitirla sin mayores complicaciones. 

DR. GABRIEL SERRANO
Últimas entradas de DR. GABRIEL SERRANO (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *