¿Sabes qué es la tiña inguinal?

Tiña inguinal

Compártelo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Tiña inguinal

¿Sabes qué es la tiña inguinal?

Compártelo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Las enfermedades de la piel son más comunes de lo que se piensa. Existen múltiples variedades que nos afectan de diferente forma, dependiendo del área afectada y de la severidad de la afección. Sin embargo, todas tienen en común el factor de ser estéticamente visibles, lo cual puede ocasionar un problema psicológico añadido, como puede ser la frustración, el malestar psíquico o la aparición de complejos.

Es importante la detección temprana de este tipo de enfermedades para iniciar un tratamiento adecuado en la mayor brevedad posible, siempre de la mano de un profesional de confianza y experto en el área, para así potenciar los resultados.

En este artículo vamos a hablar sobre la tiña, una infección micótica que afecta a las capas externas de nuestra piel, cabello y uñas. Más específicamente, nos centraremos en la tiña crural.

Tiña inguinal o tiña crural: ¿qué es?

La tiña inguinal o tiña crural es una afección fúngica en la zona de los genitales, púbica y perianal. También es denominada como prurito del atleta debido a que es frecuentemente asociada a los deportistas. Los hongos crecen más fácilmente en las zonas caliente y húmedas del cuerpo, como son en este caso la ingle, los muslos y/o los glúteos.

Esta infección, conocida como tiña crural, está causada por un hongo cuya aparición puede ser favorecida por el sudor o la humedad en la ropa. La erupción adquiere un aspecto rojizo y circular sobre la piel que se extiende en la zona inguinal, de ahí su nombre, que comprende desde la ingle hasta la parte interna del muslo.

Foto de tiña inguinal

Síntomas de la tiña inguinal

Como ya hemos mencionado, los hombres y los chicos adolescentes tienen más riesgo de contraer la tiña inguinal. Es conveniente aclarar que, aunque la tiña inguinal se encuentre en el área de la ingle, no está en contacto directo con el pene. Es común que este tipo de hongo llegue a estar en contacto con la piel externa del ano provocando una severa comezón e incomodidad.

Entre sus síntomas posibles, podemos encontrar:

  • Áreas circulares afectadas por la tiña inguinal que pueden dar lugar a ampollas inflamadas.
  • Variaciones en el color de la piel, viéndose esta aclarada u oscurecida.

Causas de la tiña

La aparición de esta afección se debe a la proliferación de un hongo en la ingle y puede llegar a expandirse de forma que alcance otras áreas cercanas. La tiña crural es causada por la «tiña de la ingle» o tinea cruris, un hongo de la piel que puede estar presente en diversas partes del cuerpo. Los hongos suelen crecer sobre la capa superior de la piel o dentro de ella.

Entre sus principales factores desencadenantes, destacamos la humedad prolongada en la zona inguinal, ya sea por el contacto continuado con ropa húmeda o por el sudor excesivo.

Hay dos categorías de personas que están más expuestas a contraer tiña inguinal: los deportistas y las personas con sobrepeso. Estas últimas es altamente probable que padezcan tiña crural dado que sus pliegues son húmedos y profundos.

Imagen de tiña inguinal

Tratamiento para la tiña

El tratamiento de esta enfermedad no presenta grandes complicaciones siempre y cuando se lleve a cabo correctamente. Si se trata de un caso donde la tiña inguinal aparece muy leve o moderada, será fácil tratarla con sprays, cremas o polvos antifúngicos, adquiridos por prescripción médica y bajo las indicaciones de uso por parte del profesional médico. De esta forma, será el médico quien determine el diagnóstico y valore el tratamiento, que podrá administrarse por vía tópica u oral.

Existen diversas formas de cerciorarse de la naturaleza de la tiña inguinal:

  • El examen en hidróxido de potasio determinará la presencia de hongos
  • Un cultivo de la piel
  • Una biopsia de la piel

Los exámenes médicos serán llevados a cabo según considere el médico y dependiendo del caso particular de cada individuo.

Consejos para prevenirla

Prevenir la tiña inguinal es una acción muy acertada si te encuentras entre el grupo de la población con mayor riesgo de contraerla. Se deberán llevar a cabo ciertas pautas diarias que garanticen que el área inguinal está en las condiciones óptimas para la no proliferación del hongo. Algunos ejemplos de acciones diarias que pueden llevarse a cabo son:

  • Después de salir de la ducha o la piscina se debe secar el área por completo con pequeños toques, evitando frotar fuertemente.
  • Nada más acabar de hacer ejercicio, se deberá lavar la zona correctamente y secarla delicadamente.
  • La ropa de deporte, así como toallas u otros utensilios utilizados en el ejercicio físico, deberán lavarse meticulosamente después de cada uso.
  • Es aconsejable evitar las prendas ajustadas, ya que no favorecen la transpiración de la zona inguinal, lo que puede dar lugar a la tiña inguinal.
  • Es muy importante que, de tener otro tipo de afección en otra parte del cuerpo como puede ser el pie de atleta, se lleve a cabo una rutina de limpieza en la que se utilicen toallas separadas para limpiar una parte del cuerpo y otra, dado que, al ser otra infección de origen fúngico, su propagación puede ser de carácter inmediato de no realizar las tareas en el orden adecuado para que no haya contacto.
  • Si el problema se cierne más sobre un exceso de sudoración no causada por el deporte, se pueden utilizar polvos de venta en farmacias que previenen la sudoración excesiva.

Si notas un sarpullido anormal en tu piel, intenta no tocarlo para no propagarlo a otras áreas del cuerpo y comunícaselo a tu médico. Es importante mantener la calma y esperar a un diagnóstico exhaustivo que pueda determinar más concretamente a qué se debe la reacción.

DR. GABRIEL SERRANO
Últimas entradas de DR. GABRIEL SERRANO (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *