Hidrosadenitis supurativa: causas, síntomas y su tratamiento

hidrosadenitis supurativa

Compártelo:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
hidrosadenitis supurativa

Hidrosadenitis supurativa: causas, síntomas y su tratamiento

Compártelo:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin

La hidradenitis o la hidrosadenitis supurativa es una afección cutánea que causa la aparición de bultos debajo de la piel.  Esta afección afecta principalmente las áreas intertriginosas como axilas, ingles, glúteos y senos.

La hidrosadenitis supurativa suele aparecer después de la adolescencia, pudiendo permanecer durante muchos años. Esta afección puede empeorar con el tiempo, causando problemas emocionales y afectando a la calidad de la vida diaria.

Es más común en mujeres que en hombres y está relacionada con personas que hayan sufrido acné. Asimismo, constituye una patología de difícil curación, ya que pueden aparecer brotes en cualquier momento.

Por tanto, habrá épocas en las que el paciente sentirá alivio y mejoría y otras en que padecerá los síntomas con mayor intensidad.

Contents

¿Qué es la hidrosadenitis supurativa?

La hidradenitis supurativa es un proceso inflamatorio crónico de carácter progresivo que consiste en la inflamación y obstrucción de los folículos pilosos de las axilas o la ingle, así como de la zona perineal o la de debajo de los senos.

Esta afección produce la cicatrización, inflamación y acumulación de pus bajo la piel, lo cual resulta incómodo, doloroso y, en ocasiones, puede dificultar la movilidad del paciente.

Los abscesos son suaves al tacto, aunque dolorosos y malolientes, pueden crecer por debajo de la piel y, a menudo, reaparecen tras la curación.

Después de la curación repetida y la recurrencia del absceso, la piel del área se vuelve más gruesa y se forman cicatrices. Por lo general, se forman túneles debajo de la piel, también llamado fístula, que se sitúa entre el absceso y la superficie de la piel y tiende a supurar.

En general, la hidrosadenitis supurativa suele comenzar alrededor de los veinte años y es más común en mujeres que en hombres.

Los pacientes que desarrollan esta afección suelen estar comprendidos entre los 18 y 29 años y, en caso de desarrollar la enfermedad a una edad temprana, el riesgo de que la enfermedad sea severa es más alto.

Asimismo, aquellos pacientes con sobrepeso o con antecedentes familiares que han sufrido esta afección, también son proclives a desarrollarla. El hecho de fumar también eleva el riesgo de padecer hidrosadenitis.

Cabe añadir que esta afección cutánea no está relacionada con una mala higiene y no puede contagiarse a otros.

Cuáles son sus síntomas

La hidrosadenitis supurativa puede afectar a una o diversas zonas del cuerpo y sus principales síntomas son:

  • Puntos negros en determinadas áreas de la piel de la zona afectada.
  • Las protuberancias rojas y dolorosas toman mayor tamaño y se abren, lo cual puede provocar un absceso que drena líquido y pus.
  • Las lesiones producen picor y son malolientes.
  • Los abscesos sanan muy lentamente, se vuelven a producir con el tiempo y pueden causar cicatrices permanentes y túneles debajo de la piel que conectan las protuberancias entre sí. Estas heridas, en caso de sanar, lo hacen muy lentamente y, al supurar, causan mal olor.

Esta enfermedad puede ser leve, moderada o severa. En casos leves, los pacientes solamente presentan una o algunas protuberancias en un área de la piel.

Por lo general, estos casos leves se agravan y se vuelven moderados. La hidradenitis supurativa moderada incluye la recurrencia de los bultos y el agrandamiento y ruptura de los mismos.

Asimismo, estos aparecen en más de una zona del cuerpo. En los casos más graves, hay protuberancias generalizadas, las cuales causan cicatrices y un gran dolor que puede impedir el movimiento del paciente.

En los casos más graves, cuando la hidrosadenitis supurativa persiste en el tiempo, suelen generarse las siguientes complicaciones

  • Infecciones debido a la susceptibilidad de la zona afectada.
  • A pesar de que las heridas pueden curarse, quedan cicatrices en la piel.
  • El paciente puede perder capacidad de movimiento dado que las úlceras y las cicatrices pueden restringir el movimiento. Asimismo, el movimiento puede ser doloroso, especialmente cuando las zonas afectadas son las ingles o los muslos.
  • Probabilidad de drenaje linfático obstruido. Los sitios más comunes en los que aparece la hidrosadenitis supurativa suelen coincidir con zonas de ganglios linfáticos. Esta situación podría impedir el sistema de drenaje linfático, ocasionando hinchazón en los brazos, las piernas o los genitales.
  • El aspecto de las llagas, así como su drenaje o mal olor que estas desprenden puede ocasionar el autoaislamiento del paciente, ya que este puede sentir vergüenza o renuencia a mostrarse en público.  Además, este tipo de afección tiene un impacto negativo en la calidad de vida del paciente, ya que, en ocasiones, afecta al concepto que tienen de sí mismos, a sus relaciones sociales e incluso en la capacidad de encontrar trabajo.

Es importante resaltar que el exceso de peso, el estrés, los cambios hormonales, el calor o la humedad pueden empeorar los síntomas anteriormente mencionados.

En el caso de las mujeres, la gravedad de la enfermedad puede aminorar después de la menopausia.

hidrosadenitis supurativa causas

Causas de aparición

Las protuberancias de la hidrosadenitis supurativa se forman a causa de la obstrucción de los folículos pilosos y de las glándulas sudoríparas.

Al quedar tapados, las bacterias quedan atrapadas, produciéndose la inflamación.

El diagnóstico de esta enfermedad se establece mediante una exploración física, realizándose tanto un análisis de la piel como la toma de muestras de pus de los abscesos.

Los especialistas determinan el diagnóstico basándose en un examen de la piel, teniendo en consideración la ubicación de los bultos y los abscesos y precisando si estos curan o reaparecen frecuentemente.

Tratamiento de hidrosadenitis supurativa

El tratamiento depende de la gravedad de la afección e incluye medicamentos que evitan la inflamación, así como medicamentos tópicos en los casos leves.

De lo contrario, los medicamentos pueden inyectarse o ingerirse.  En los casos más graves, el paciente suele someterse a cirugía para tratar de eliminar protuberancias y cicatrices.

En cuanto a la prevención de la hidrosadenitis, es aconsejable evitar irritaciones en la piel, por lo que es recomendable:

  • Mantener un peso saludable.
  • No fumar.
  • Evitar el calor y la humedad.
  • Usar ropa cómoda y holgada.
  • Procurar no rasurar determinadas zonas con cuchilla de afeitar.

Asimismo, la temprana detección de esta afección es esencial para obtener un tratamiento eficaz, por lo que es necesario acudir al médico especialista en caso de:

  • Sentir dolor.
  • No mejorar en el transcurso de una o dos semanas.
  • La afección vuelve a aparecer a las pocas semanas de tratamiento.
  • Aparición de protuberancias en diversas áreas del cuerpo.

Esperamos que este artículo sobre la hidrosadenitis supurativa en la web del Doctor Gabriel Serrano te haya resultado de gran interés y utilidad.

Si presentas alguno de los síntomas anteriormente mencionados, no dudes en ponerte en manos de un médico especialista.

Es necesario acudir al médico en caso de detectar la aparición de un nódulo y resulta imprescindible si aparecen abscesos, ya que estos pueden derivar en cicatrices y fístulas difíciles de curar.

El rápido diagnóstico de la enfermedad y el seguimiento del tratamiento indicado por el profesional especializado es clave para evitar que la infección de la piel sea severa y evitar posibles problemas irreversibles relacionados con la autoestima del paciente. 

DR. GABRIEL SERRANO
Últimas entradas de DR. GABRIEL SERRANO (ver todo)