Eritrasma: qué es y cómo prevenirla

Qué es eritrasma

Compártelo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Qué es eritrasma

Eritrasma: qué es y cómo prevenirla

Compártelo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

El eritrasma es una infección bacteriana crónica producida por el Corynebacterium minitissimum.

Esta afecta a las áreas del cuerpo que suelen retener más humedad como, por ejemplo, las ingles, las axilas o los dedos.

Es más frecuente en pacientes que viven en zonas cálidas y en individuos que padecen diabetes, puesto que su sistema inmune es más vulnerable.

Aunque suele confundirse con la infección causada por los hongos, las lesiones producidas no tienen ni el mismo aspecto y el diagnóstico y tratamiento son distintos.

¿Qué es el eritrasma?

El eritrasma es una infección bacteriana que, generalmente, se presenta en los pliegues cutáneos, ya que estos suelen estar más húmedos que el resto de partes del cuerpo, por lo que es más frecuente que la bacteria se instale en los espacios entre los dedos de los pies, así como en las ingles o las axilas.

El Corynebacterium minutissimum, es un componente de la flora bacteriana de la piel, pero, en condiciones como la oclusión o la humedad, la bacteria puede proliferar y se produce la infección.

Síntomas de eritrasma

Los síntomas principales son la aparición de parches ligeramente escamosos, de color café rojizo con bordes irregulares, pero bien definidos. Los parches se presentan en zonas húmedas como la ingle, la axila y áreas donde dos zonas de la piel se tocan o se frotan.

La mayoría de las personas experimentan eritrasma Interdigital, el cual se extiende principalmente por la zona de los dedos tercero, cuarto y quinto de los pies.

En cambio, quienes sufren eritrasma Generalizado, presentan parches más extendidos y, con frecuencia se disemina hacia otras partes del cuerpo como el tronco y el torso.

Qué es eritrasma

Algunos pacientes pueden desarrollar síntomas derivados de la infección, como pueden ser:

  • Picor y quemazón en la zona afectada.
  • Dolores de cabeza.
  • Hinchazón.
  • Agotamiento o sensación de decaimiento.
  • Aumento de peso.
  • Molestia en las articulaciones, espalda, pecho o abdomen.
  • Infección en el aparato urinario.

Diagnóstico

Habitualmente, los médicos especialistas suelen reconocer el eritrasma con tal solo un examen físico de la piel afectada gracias a sus síntomas característicos.

Sin embargo, en algunos casos no está tan claro la procedencia de la infección cutánea, para ello existen diversos exámenes que pueden ayudar a detectar la presencia de esta bacteria en nuestra piel.

Estos son los siguientes:

●      Pruebas de laboratorio consistentes en el raspado de la zona afectada.

●      Examen cutáneo a través de la lámpara de Wood. La lámpara de Wood, una luz ultravioleta especializada, hará que las bacterias se vuelvan fluorescentes y adquieran un color rosa coral, lo que permitirá detectarlas con facilidad y precisión. Aunque la lámpara de Wood solo puede ayudar a diagnosticar ciertas infecciones, es capaz de distinguir el Eritrasma de otras posibles dolencias de la piel.

●      Biopsia de la piel.

Si la infección es grave, se suelen realizar un cultivo de hongos y bacterias para comprobar si hay infecciones coexistentes.

Cuáles son sus causas

La bacteria Corynebacterium minutissimum es la principal causa de eritrasma. En la primera fase, esta bacteria puede manifestarse en forma de parches decolorados o rosados.

Seguidamente, a medida que las capas externas comienzan a desprenderse, cambia su aspecto hasta transformarse en un parche de color marrón-rojizo.

La bacteria causante de esta infección se encuentra, principalmente, en las zonas tropicales del planeta donde el clima es cálido y, sobre todo, muy húmedo, condiciones que aceleran el proceso de proliferación de la bacteria.

Aquellos pacientes que tienen más riesgo de contraer Eritrasma suelen pertenecer a uno de los siguientes grupos:

  • Personas de avanzada edad.
  • Personas de piel oscura.
  • Pacientes inmunocomprometidos con alteraciones en sus mecanismos de defensa naturales, lo que eleva el riesgo de infección.
  • Individuos que padecen obesidad o tienen sobrepeso.
  • Personas que sufren hiperhidrosis, es decir, que sudan en abundancia.
  • Diabéticos.
  • Personas con escasa rutina de higiene y cuidado personal.

Cabe añadir que se trata de una infección poco frecuente en niños.

Normalmente, el eritrasma se puede detectar únicamente por su aspecto. El parche marrón característico con escamas finas ayuda a distinguirlo de otro tipo de infecciones causadas por hongos, ya que las lesiones causadas por este tipo de bacterias son más rojizas y tienen escamas más gruesas en los bordes. 

eritrasma tratamiento

Tratamiento de eritrasma

El tratamiento primario del eritrasma conlleva el uso de jabón antibacteriano para resolver una infección leve.

Por contra, si la infección está más extendida, el profesional puede prescribir un antibiótico tópico o un microbicida.

Generalmente, el paciente tomará el medicamento durante una o dos semanas, que conllevará la aplicación del mismo dos veces al día.

Para curar una infección grave puede necesitarse antibióticos orales que incluyen claritromicina, eritromicina, tetraciclina y cloranfenicol.

El tratamiento puede requerir 5vtomas para la eritromicina o únicamente una dosis para la claritromicina.

Cabe destacar que, en ambos casos, la medicación podría generar efectos secundarios en el cuerpo del paciente tales como: náuseas, erupciones cutáneas, picazón o problemas digestivos.

Cómo prevenir su aparición

Los pacientes que residen en zonas donde el clima cálido y húmedo tienen más riesgo de padecer eritrasma, dado que tienden a transpirar más y, al humedecerse las zonas intertriginosas la bacteria cuenta con las condiciones idóneas para proliferar.

Existen diferentes maneras de tratar de evitar esta infección, sea cual sea el lugar de residencia del paciente y su nivel de sudoración.

Con tal de evitar contraer eritrasma, es muy recomendable lavar la piel regularmente con jabones o limpiadores antibacterianos y prestar especial atención a las zonas más vulnerables, es decir, la zona de las ingles, las axilas, los dedos de los pies, detrás de las rodillas y otras áreas donde se acumula la humedad.

De este modo, se reducirá la posibilidad de colonización bacteriana. Tras salir de la ducha, es esencial asegurarse de secar bien la piel con una toalla seca y limpia, así como de ponerse calcetines nuevos todos los días y zapatos que no retengan la humedad.

Si el paciente es propenso a la sudoración, es recomendable que utilice un antitranspirante para las axilas y un desodorante para los pies que contenga clorhidrato de aluminio.

Ante tal caso, es esencial leer el etiquetado del producto para comprobar si también puede utilizarse en la ingle o en otras zonas húmedas del cuerpo.

Asimismo, resulta muy conveniente servirse de un ventilador o aire acondicionado para mantenerse fresco durante las noches, ya que algunas zonas del cuerpo podrían mantenerse húmedas durante demasiadas horas, lo que ayudaría a la proliferación de la bacteria.

También es recomendable:

  • No frotar la piel con toallas o prendas de ropa, especialmente si tiene la piel seca.
  • Usar ropa ligera y transpirable.
  • Evitar estar demasiado tiempo en ambientes excesivamente caldeados.
  • Mantener un peso saludable.
  • Evitar compartir toallas y demás objetos con el resto de convivientes.
  • Limitar el uso de baños públicos.

Esperamos que este artículo sobre el eritrasma te haya resultado de gran interés y utilidad. Si presentas alguno de los síntomas anteriormente mencionados, no dudes en ponerte en manos de un médico especialista.

El rápido diagnóstico de la infección y el seguimiento del tratamiento indicado por el profesional especializado es clave para frenar la proliferación de la bacteria, así como para evitar que la infección sea grave.

DR. GABRIEL SERRANO
Últimas entradas de DR. GABRIEL SERRANO (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *