Dermatitis Herpetiforme: síntomas, diagnóstico y tratamiento

Dermatitis Herpetiforme

Compártelo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Dermatitis Herpetiforme

Dermatitis Herpetiforme: síntomas, diagnóstico y tratamiento

Compártelo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

La dermatitis herpetiforme, a pesar de su nombre, es una erupción cutánea que no está relacionada con el virus del herpes.

Se trata de una enfermedad crónica autoinmune que se manifiesta como expresión cutánea de la intolerancia al gluten.

La dermatitis herpetiforme puede aparecer a cualquier edad, aunque normalmente suele afectar a personas de entre 30 y 60 años.

¿Qué es la dermatitis herpetiforme?

La dermatitis herpetiforme (DH) es una enfermedad de la piel autoinmune que aparece en forma de ampollas, que al manifestarse genera una erupción con mucha picazón.

Esta enfermedad crónica se considera que es la manifestación de la intolerancia al gluten en la piel, por lo que la mayoría de las personas que padecen dermatitis herpetiforme suelen tener celiaquía.

Sin embargo, es posible que las personas celíacas no desarrollen esta enfermedad a lo largo de su vida.

La dermatitis herpetiforme suele afectar a la gente de entre 30 y 60 años, aunque también puede ocurrir en niños y ancianos, no obstante, es poco frecuente que se dé esta situación.

Asimismo, esta es una enfermedad la suelen padecer más hombres que mujeres.

Cuáles son los síntomas de dermatitis herpetiforme

La dermatitis herpetiforme, por lo general, se manifiesta de forma de picores, ronchas urticaria, vesículas o ampollas que aparecen, normalmente, en los codos, rodillas, glúteos, espalda y cuero cabelludo.

Sin embargo, puede presentarse en cualquier otro lado del cuerpo, como puede ser el abdomen, pantorrillas, muslos, la cara o el cuello.

Por supuesto, debemos tener en cuenta que esta afección cutánea puede afectar a cada persona de forma diferente.

En ocasiones también puede producirse en forma de granitos (lesiones purpúricas), las cuales predominan en niños pequeños y surgen en las palmas de las manos, en las yemas de los dedos o en la planta de los pies.

Las personas afectadas presentan esta erupción cutánea que suele ir acompañada de picazón y ardor muy intenso, de hecho, es una de las enfermedades que más picor causa, por lo que inmediatamente se convierten en heridas y costras como efecto secundario al rascado continuo de la persona que lo padece.

Además, un signo distintivo de esta enfermedad, y por la que podemos detectarla, es que su aparición suele ser simétrica, es decir, si la erupción aparece en la rodilla derecha, también lo hace en la izquierda.

Pese a estar estrechamente ligado con la celiaquía, los pacientes con dermatitis herpetiforme rara vez experimentan problemas gastrointestinales diferentes a las lesiones típicas de la celiaquía, como lo es la atrofia de vellosidades o cambios inflamatorios.

diagnostico de padecer Dermatitis Herpetiforme

Principales causas y diagnóstico

A pesar de su nombre, esta afección no tiene ningún vínculo con el virus del herpes.

El término herpetiforme se usa para definir la forma en la que surgen las ampollas y vesículas, siempre agrupadas, y que es parecida a la erupción del virus del herpes.

Esta afección de la piel se debe, en la mayoría de los casos, a una sensibilidad o intolerancia al gluten.

En el momento en el que una persona celíaca consume esta proteína aparece la reacción.

A este problema, se le suma uno más y es que no podemos olvidarnos que la dermatitis herpetiforme es una enfermedad autoinmune.

Pero, ¿entonces cómo se desarrolla esta enfermedad? Antes de conocer un poco más la dermatitis herpetiforme, debes entender qué es una enfermedad autoinmune y cómo funciona nuestro sistema inmunológico.

Este último trabaja para proteger nuestro cuerpo contra agentes externos nocivos, como los virus y las bacterias.

De hecho, son los anticuerpos quienes realizan las tareas de protección, atacando a los elementos invasores para destruirlos y mantener nuestro cuerpo sano y fuerte.

Sin embargo, cuando hablamos de enfermedades autoinmunes, hacemos referencia a que los anticuerpos atacan por error a sus propios órganos y tejidos haciéndolos más débiles.

Esto es lo que ocurre con la dermatitis herpetiforme, los anticuerpos de las personas afectadas consideran su propia piel como un elemento perjudicial e intentan destruirla.

En este caso, la forma de actuar de los anticuerpos es la siguiente, ellos se depositan en una proteína que tenemos en la piel: la transglutaminasa epidérmica, haciendo que las células que están unidas, se acaben separando y al romperse esta unión celular se manifiestan las pequeñas ampollas, dando lugar a la dermatitis herpetiforme.

El diagnóstico de esta afección dermatológica suele verse dificultado debido al continuo rascado del paciente.

Al romperse las ampollas rápidamente, solo suele quedar en el cuerpo pequeñas heridas y zonas desescamadas que complica determinar si se trata de dermatitis herpetiforme u otra afección de la piel, como la psoriasis.

Cuando el paciente acude a la consulta del dermatólogo, rara es la vez en la que se mantiene alguna vesícula intacta, por lo que normalmente lo que suelen ver los médicos son costras y heridas.

Sea cual sea la situación actual del paciente, el primer paso para un diagnóstico certero es realizar una biopsia cutánea de la lesión, en la cual seguramente se encontrarán con las células separadas.

Una vez realizada esta primera prueba, se continúa con una segunda biopsia esta vez en la piel sana adyacente a la lesión por medio de la inmunofluorescencia directa, lo que hace esta técnica es buscar los depósitos de anticuerpos que hay en la piel del paciente.

Asimismo, posiblemente se lleve a cabo una analítica de sangre para conocer si hay déficit de algún nutriente, incluyendo el estudio de los anticuerpos de la enfermedad celíaca para evaluar la existencia de esta en el paciente, así como la de otras enfermedades autoinmunes que pueden estar relacionadas.

tratamientos contra la Dermatitis Herpetiforme

Dermatitis herpetiforme tratamiento

El tratamiento principal de esta enfermedad consiste en realizar una dieta sin gluten estricta y de por vida.

Lo que significa que se deberá borrar de la lista de la compra alimentos que contengan trigo, centeno o espelta.

El paciente tendrá que conocer en profundidad la dieta sin gluten y prevenir la contaminación cruzada tanto en casa como fuera de ella.

Asimismo, la dieta no hace efecto hasta un año o dos después de comenzarla, por lo que el paciente, seguramente, necesite un tratamiento adicional para controlar los síntomas con el medicamento que el dermatólogo considere necesario.

Además, es conveniente tratar de mitigar las lesiones que vayan apareciendo mediante cremas y tratamientos dermatológicos de calidad.

En las zonas donde el paciente ha tenido lesiones curadas pueden producirse cambios en la pigmentación de la piel, pudiendo desencadenarse hiperpigmentación o hipopigmentación.

Así como sequedad en la piel, descamación y marcas por las heridas. Para evitar esta situación, mantener hidratadas las zonas afectadas y las extremidades que más suelen padecer las erupciones.

Esperamos que este artículo sobre la dermatitis herpetiforme te haya resultado de interés y utilidad. Recuerda que puedes conocer también en nuestro Blog todo sobre la dermatitis perioral así como sobre la dermatitis contagiosa.

Si crees que puedes estar padeciendo esta enfermedad, no dudes en ponerte en manos de especialistas para poder hacerle frente y mantenerla totalmente controlada.  

DR. GABRIEL SERRANO
Últimas entradas de DR. GABRIEL SERRANO (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *